Menu
Ése sentimiento de impotencia de decir “qué puedo hacer más”,

Ése sentimiento de impotencia de decir “qué puedo hacer más”,

By In Sin categoría On 30 mayo, 2016




Ése sentimiento de impotencia de decir “qué puedo hacer más”,”que hago para liarla y que no se olviden que Aimar lleva todo el año en casa sin poder ir al colegio y solucionar el problema”.
No sé qué más puedo hacer ante ésta injusticia, ésta discriminación, éste abandono por parte de las instituciones.
El viernes, tuvimos una reunión con el director del colegio y la tutora de Aimar para ver cómo estaba el tema ya con vistas al próximo curso, pues Aimar sigue perdiendo la fisioterapia que se le da desde el colegio, que es la única a la que tiene o tenía acceso, sigue perdiendo lo más importante para él como es su desarrollo como persona humana, la estimulación que le brindan sus compañeros, su libertad y sus derechos.
Pues bien, educación sigue sin bajarse del carro, a pesar de las mociones hechas y apovadas por mayoría absoluta desde el Ayuntamiento y la Diputación, a pesar de reconocerme personalmente el derecho a la educación inclusiva que tienen éstos niñ@s la cual está reflejada en el art 24 de la Convención por los derechos de las personas con discapacidad de la ONU, a pesar de estar apoyados por el Procurador del Común y sus recomendaciones dadas de dotar de un servicio de enfermería a todos los colegios a los que asistan niñ@s con necesidad de apoyos especiales, etc etc etc.
Educación, sigue insistiendo en internarle dentro de un colegio de Educación Especial ,  separarle de su familia, de su entorno y amistades, o bien, apartarle completamente y quedarle en casa, con el servicio de atención domiciliaria, es decir, una profe 2 días a la semana 2horas. Una tercera opción es llevarle únicamente a las 3 sesiones que Aimar tiene semanales de fisioterapia y a las 2sesiones de logopedia y después, para su casita!
Y ésta discriminación por qué? Dinero, y temor a crear un precedente y a que de una vez por todas, los padres, al igual que cualquier padre, tengamos el derecho de elegir el colegio al que queremos que asistan nuestros hijos, temor a que los padres exijamos el derecho que nuestros hijos tienen a una educación gratuita, inclusiva y de calidad dotando a los colegios de los recursos necesarios para ello.
Vamos a seguir adelante, no se bien cuál será el siguiente paso pero le daremos, si bien, me preocupa bastante por la situación que está pasando Aimar, y seguiré intentando que se vea afectado lo menos posible cubriendo sus necesidades de una u otra manera.


Leave a comment