Menu
“Mi edificio es una cárcel”

“Mi edificio es una cárcel”

By In Sin categoría On 12 julio, 2018


Decenas de personas impedidas se sienten atrapadas al no conseguir la licencia municipal para instalar ascensores porque el PGOU no permite hacerlo en los edificios de más de 25 años

Claudio Caballero 01.07.2018 | 21:43

Piedad, una de las vecinas afectadas por la falta de ascensor, en el rellano de su edificio.

Piedad, una de las vecinas afectadas por la falta de ascensor, en el rellano de su edificio. claudio caballero

Una problemática que afecta a decenas de edificios antiguos de Cieza, cuyos vecinos quieren instalar ascensores sigue generando crispación en el municipio, ya que el PGOU de 2008 no permite otorgar estas licencias a los edificios que fueron construidos hace más de 25 años. Y es que los afectados se han constituido en plataforma y están a punto de entregar las firmas necesarias para exigir a las administraciones una solución. Piedad es una de las personas afectadas por este problema. Dice sentirse como en una cárcel. Vive sola y en un cuarto piso. La ayudan desde Servicios Sociales del Ayuntamiento de Cieza, aunque prácticamente no sale a la calle porque necesita a dos personas para bajarla desde su piso en la silla de ruedas con la que convive.

Según asegura Antonio Ruiz Gómez, portavoz de la plataforma de afectados y gerente de la empresa Senkel Sistemas de Movilidad, «la Comunidad Autónoma ya transmitió al Ayuntamiento de Cieza que sí se podía autorizar la instalación de ascensores, ya que hay precedentes de dar autorización en huecos de escalera que son considerados como pequeños».

Ruiz explica que «el Ayuntamiento de Cieza niega la instalación en comunidades con menos de 85 centímetros de cuadrilátero en lo que sería el hueco del ascensor, según especifica la normativa municipal actual». Sin embargo, reseña que, como instalador, posee autorizaciones en otras poblaciones incluso de hasta de 70 centímetros. Por otra parte, la plataforma se queja de que en los patios de luces «no permiten ningún elemento opaco que no sea la instalación del ascensor, pero respetando un mínimo de 1,80 centímetros hasta las ventanas de viviendas». Los afectados enfatizan en que «desde el Consistorio echa la culpa a la Comunidad, y viceversa, y mientras tanto, los perjudicados son los ciudadanos».

Otra de las cuestiones de las que alerta Ruiz es que las subvenciones para la construcción de ascensores se harán públicas en octubre, «y al paso que vamos, los interesados no podrán solicitarla, ya que el Ayuntamiento tarda más de seis meses en darla». Para la plataforma, «los auténticos culpables son los arquitectos municipales, quienes no quieren plasmar su firma a pesar de que la Comunidad Autónoma, reiteradamente, ha transmitido a la Concejalía de Urbanismo que sí pueden conceder licencias».

Por su parte, el concejal de Urbanismo de Cieza, Francisco Saorín (IU), ha explicado que el problema radica en que el Plan General de Ordenación Urbana, de 2008, «no permite otorgar estas licencias a los edificios que fueron construidos hace más de 25 años», afirma el Ayuntamiento de la localidad.

El edil manifiesta que desde que la Comunidad aprobó la Ley General de Accesibilidad de la Región, «la Comisión de Accesibilidad, órgano al que acudíamos para informar de aquellos proyectos y obras referentes que no tenían encaje con nuestro plan general, dejó de existir, y desde entonces estamos esperando a que se tramite una nueva normativa a la que podamos agarrarnos y poder expedir las licencias».

Saorín enfatiza afirmando que «se trata de un asunto al que no hemos dado de lado y con el que seguimos trabajando para poder mejorar la calidad de vida de las personas afectadas».


Leave a comment