Menu
Covadonga Cienfuegos

Covadonga Cienfuegos

By In Sin categoría On 10 agosto, 2018


Buenos días. Acabo de poner una reclamación a RENFE por trato discriminatorio hacia mi hijo con discapacidad. Ya está bien de que la sociedad intente dar pasos hacia adelante y RENFE se empeñe en ponernos las cosas cada vez más difíciles. Lo que me ha ocurrido ya es la gota que colma el vaso. En unos días me voy con mis hijos a Málaga desde Salamanca. Pretendo sacar los billetes a través de internet y no me permite reservar la plaza H para la silla de ruedas de Alonso. Llamo a RENFE y un agente, avergonzado, me informa que en los trayectos combinados no es posible elegir la plaza para sillas de ruedas, que su página web no lo permite, Que tengo que sacar dos billetes: por un lado de Salamanca a Madrid y por otro de Madrid a Málaga. Pura y dura discriminación hacia las personas con discapacidad, ya que el billete se encarece muchísimo al sacarlo por separado. Si hubiera sacado los billetes del trayecto completo, hubiera pagado 283,40€, pero me he gastado 352,70€: ¡69,30 eurazos de diferencia! Discriminación clarísima. De todas formas, Alonso no podrá viajar en el asiento para sillas de ruedas en el tren de Salamanca a Madrid y veremos en el AVE. ¿Por qué? Pues porque a RENFE se le ha ocurrido la genial idea de que los discapacitados deben viajar solos, han quitado los asientos para acompañante. En la mayoría de los trenes, la plaza de discapacitado iba a contramarcha y enfrente, los asientos para su acompañante. Pues ahora ya casi no quedan trenes en estas condiciones, ahora la persona discapacitada tiene que ir sola y el acompañante una fila por delante (con suerte). Eso valdrá para otros, pero no para un niño de cinco años. Y no todas las personas con discapacidad, aunque sean adultos, pueden ir solos. Discriminación de nuevo. Y, hablando de todo, no sé a quién se le ha ocurrido que la plaza de sillas de ruedas en algunos AVE esté en el “coche del silencio”. Le aseguro que mi hijo ríe y llora con la misma intensidad. Y no creo que les haga mucha gracia a las personas que pagan por ir en ese vagón (no están permitidos los niños, por cierto). No quiero pensar que lo han puesto allí porque se trata del último vagón y así los pasajeros hay cosas que no tienen que ver… en fin, no, eso sería cruel… Señores de RENFE, ya está bien de discriminar. Estoy dispuesta a denunciar cada uno de los capítulos discriminatorios que tengo que vivir con mi hijo. Tienen ustedes mucha suerte de que sus trabajadores (servicio de Atendo, interventores, etc) son excepcionales y siempre encuentran una solución que nos facilita algo los trayectos. Por favor, vamos a intentar cambiar esta situación. Ayudadnos acompartir y presionemos para que RENFE modifique su política discriminatoria. ¡Gracias!

Leave a comment