Menu
¿Qué es el capacitismo y por qué es una forma de discriminación?

¿Qué es el capacitismo y por qué es una forma de discriminación?

By In Sin categoría On 17 abril, 2019


 3 Minutes

¡Hola Comunidad Activa!

Hace ya algún tiempo que vengo aprendiendo sobre todo lo que rodea a este término, y en general me he ido dando cuenta de la existencia del capacitismo en el entorno, incluido el lenguaje que utilizamos cotidianamente con respecto a aquellas personas con diversidad funcional o sufrimiento psíquico.

Esto representa que en nuestro día a día existen una serie de discriminaciones motivadas por las capacidades de las personas, incluso, de manera involuntaria o inconsciente (o con pleno conocimiento de causa).

Pero, antes de adentrarnos en el meollo del asunto, ¿Qué es ser capacitista?

El capacitismo (traducido del inglés “ableism”) es el prejuicio y estigma contra las personas con diversidad funcional o con sufrimiento psíquico. Asimismo, se considera capacitista la forma en la que se organiza y estructura nuestra sociedad.

“Es un concepto fundamental para la discusión de la construcción, en el imaginario social, de los prejuicios y estigmas discriminatorios que se han materializado en obstáculos estructurales que enfrentan las personas con discapacidad para acceder a los derechos y oportunidades”.- Mario Alfredo Hernández.

Para entender las opresiones de este colectivo, como en todo movimiento social, se hace necesaria una profunda escucha activa de las personas del colectivo acompañado de un profundo análisis de las realidades sociales.

Pues al fin y al cabo, la estructura social que vivimos en términos concretos discrimina de manera organizada a diversos colectivos: género, identidades, orientación sexual…

Entonces, ¿soy yo capacitista?

Muchas veces, aunque nuestra verdadera intención no sea la de discriminar a nadie por ningún motivo, nos cuesta aceptar los errores de socialización que se cometen desde la infancia y que se siguen perpetuando. Que actuamos de manera automática, es un hecho que avala la psicología, pero que nos podemos “desprogramar y reprogramar”, también lo es.

Hay ciertas expresiones que podemos eliminar de nuestro leguaje como: ciego, inválida, minusválida, tonto…
Algunos ejemplos de formas de discriminación con motivo de la capacidad de una persona son:

  • Los espacios públicos, privados y sociales no están adaptados
  • Visión de que son personas carentes, incompletas y necesitadas de una tutela (omisión del derecho de autonomía) permanente a causa de una característica funcional relacionada con la movilidad, la sensorialidad, la estructura afectiva o intelectual.
  • Leyes y estructuras materiales (arquitectónicas, urbanísticas, etc) suponen una barrera.
  • Ideología discriminatoria por estigmatización
  • Formas de organización institucional diseñadas, fijadas y legitimadas a través de esta ideología.
  • Consideración de que son “cuerpos erróneos” o que “no son normales”, y que no tienen los mismos derechos que las demás personas.
  • Efecto halo: consideración que un juicio de valor que se considera negativo hacia una persona, determina a un conjunto de personas. Es decir, “considero algo negativo de una persona con discapacidad, y lo extrapolo a todas las personas con discapacidad”, aunque esto carezca de fundamento.
  • Creencia de que les falta voluntad para la transformación social o para “integrarse”, basada en la idea de asimilación de la “normalidad” y no en la diversidad.
  • Uso de insultos discriminatorios atribuyendo como negativo una capacidad distinta a la normatividad.

Algunas consecuencias de estas formas de discriminación son:

  • Invisibilización y naturalización de las discriminaciones y delitos de alto impacto social
  • Condiciones de vulnerabilidad
  • Exposición a espacios inseguros, precariedad económica y mayores probabilidades de experimentar la violencia y las violaciones (ser mujer con discapacidad supone una mayor vulnerabilidad).
  • Mayor dificultad para la autonomía y la autorrealización
  • Mayor dificultad para desenvolverse en lo cotidiano, laboral, ámbito social y todos los aspectos de la vida.

Con todo, la alternativa que se propone desde el colectivo es la creación de un nuevo imaginario inclusivo, y en trabajar y exigir que los contextos se adapte a las personas con diversidad funcional y con sufrimiento psíquico. Todo ello acompañado de una concienciación (educación), y de la cooperación para promover cambios en los espacios públicos y privados. Sin olvidar que cada quien debe hacer una mirada interna en los estereotipos y juicios de valor que porta, y trabajar individualmente en eliminar esos juicios de valor que dan pie a situaciones discriminatorias.


Leave a comment