Menu
La atención a los hermanos ante la llegada de un hijo o hija con parálisis cerebral

La atención a los hermanos ante la llegada de un hijo o hija con parálisis cerebral

By In Sin categoría On 13 junio, 2019


3abea-hermanos.jpg

Cuando llega a una familia un hijo o hija con parálisis cerebral, necesita mucha atención y cuidados por parte del padre y la madre. Si hay otros hijos o hijas en la familia, puede que se sientan desplazados, por eso lo primero que debemos hacer en esta situación es reservar un tiempo para ellos y explicarles en un lenguaje adaptado a su edad para que lo comprendan bien, lo que significa que su nuevo hermano o hermana tenga parálisis cerebral. En nuestro cuento «Érase una vez…¡un regalo!» enfocado a los más pequeños, se explica que es «una discapacidad que hace que estos niños y niñas no puedan realizar de la misma forma las actividades que hacen el resto de niños y niñas».

Tras la explicación es importante responder a todas sus preguntas, de esta manera se sentirán partícipes de la llegada del nuevo miembro de la familia, será más fácil que comprendan la nueva situación, y no se sentirán apartados sin entender qué es lo que sucede en su entorno familiar.

En algunas ocasiones los hermanos o hermanas mayores tienen un sentimiento de culpa por verse privilegiados frente a su nuevo hermano o hermana con parálisis cerebral, también pueden surgir los celos, rivalidad o envidia al ver que su nuevo hermano o hermana recibe más atención de sus padres . Para minimizar estos sentimientos, es bueno que el padre y la madre guarden un tiempo para dedicárselo a ellos o ellas en exclusiva, realizando juntos alguna actividad con la que disfruten y en la que sean los únicos protagonistas.

Es bueno que los hermanos compartan juegos y actividades entre ellos, hay que animarles a ello y buscar los momentos y los espacios para que compartan tiempo juntos. De esta forma será más fácil que los hermanos mayores acepten al nuevo miembro. Asimismo, es importante que los niños no se sientan agobiados con una excesiva responsabilidad para con su hermano o hermana con parálisis cerebral, hay que involucrarles, pero sin llegar a angustiarles, haciéndoles partícipes también de los buenos momentos que conlleva la convivencia.


Leave a comment