Menu
El poder integrador del teatro

El poder integrador del teatro

By In Sin categoría On 17 junio, 2014


  • El grupo ‘Nos Movemos’ de Sant Joan es una experiencia pionera en la Comunidad

  • Une a través de la danza y la interpretación a jóvenes de diferentes capacidades

  • Son tantos los que quieren participar que no pueden admitir a más

El auditorio de la Casa de la Cultura fue el primer escenario que...

El auditorio de la Casa de la Cultura fue el primer escenario que pisaron. MANUEL LORENZO

La casualidad fue el origen de Nos movemos. Lo que empezó como un taller de deporte pensado para personas con diversidad funcional -el término que prefieren frente a discapacidad- se acabó convirtiendo en el primer grupo teatral de la Comunidad Valenciana en el que todos trabajan juntos sin importar su condición.
Este proyecto pionero fue desarrollado por la Concejalía de Juventud de Sant Joan para apoyar el trabajo de la clase que Fran Díaz desarrollaba en la Casa de Cultura. En este grupo, Díaz asumió su papel de monitor sobrevenido de un grupo de deporte para llevarlos a practicar teatro musical. Entonces eran unos siete alumnos, recuerda. La actividad le encantó y del baile pasaron a interpretar famosas escenas de musicales como ‘Cabaret’ o ‘Chicago’.
Decidió que sus alumnos debían participar en la muestra anual con los trabajos de los talleres de artes escénicas, donde hasta entonces no habían estado. Allí vio el potencial creativo «porque proponían bastante más ideas que otros grupos» y que la convivencia favorecía su desarrollo.
En esta aula ensayan las obras que llevan en gira.

En esta aula ensayan las obras que llevan en gira. 
La noticia de un grupo abierto empezó a correr y más gente quiso sumarse. Algunos obligados, como los jóvenes que debían cumplir horas de servicio a la comunidad, otros por la voluntad de participar en un proyecto tan novedoso. Así hasta llegar a los casi 40 miembros, procedentes de toda la comarca.
Adelaida, con 18 años, entró en este grupo hace dos por curiosidad y luego se quedó por vocación. Al principio pensó que era un grupo de baile más, así que cuando le dijeron que debía actuar se sorprendió pero decidió seguir. Lo que sí reconoce Adelaida es que al comentarlo con otros amigos «lo ven extraño». Ella les responde describiendo lo gratificante que es el trabajo común y el trato con tanto cariño que hay. «Es una forma de entenderlos diferente a cómo lo ve la gente porque trabajas y vives con ellos».
Ana Patricia, a sus 27 años fue de las primeras en entrar al grupo. Muy activa, recuerda lo que le gustó pasar del deporte al teatro, igual que ir a otra localidad a actuar y emocionarse al estar frente a un público nuevo. Ahora está esperando a que llegue septiembre para subirse al escenario otra vez.
Las familias están encantadas de ver los progresos conseguidos.Paloma Misó cuenta cómo su hijo Javier está desde el principio en el grupo y que el paso al teatro contemporáneo no le pareció nada fácil. Eso sí, subraya la importancia de la integración de todos, dejando atrás épocas en las que se planteaba una formación aislada de la sociedad.
La primera obra original que representaron se basó en la experiencia del grupo, ‘El bosque de Bashô’, un texto del propio Díaz. «Estuvo muy bien pero eso nos encorsetaba para explotar la creatividad de todos los alumnos», recuerda. «Me gusta trabajar con improvisaciones», comenta, «por eso en la segunda edición, que teníamos mucha técnica en danza y lenguaje teatral, y a base de improvisaciones se fueron logrando sketches que engarzamos para montar un espectáculo de danza-teatro, ‘Surrelogicario’, que da forma a sensaciones y emociones, lo que nos permite trabajar con libertad». Esta es la obra con la que han girado por El Campello; en octubre, Aspe y, pronto, irán a Santa Pola.
Uno de los problemas que deben afrontar es precisamente morir de éxito. Son tantos los interesados en participar que el grupo no puede crecer más. A pesar de contar con el apoyo de Bienestar Social, sin más recursos económicos no pueden seguir creciendo y desarrollando.
La edil Almudena Rico destaca que este trabajo pionero ha interesado a otros Ayuntamientos que quieren copiar esta idea, preguntando cómo se ha gestionado y se ha hecho, lo que es un motivo de orgullo, confiesa. «Somos los que apoyamos pero los importantes son los jóvenes que se han volcado», concluye.

Leave a comment