En Twitter @MaryCardona_
14 de Febrero de 2013 12:01 am
Aunque muchas son las necesidades de esta familia, Bertilda no vacila en afirmar que la prioridad es el tratamiento que procuren por la rehabilitación de sus tres pequeños. // JULIO CASTAÑO – EL UNIVERSAL
Versión para impresión

Recursos relacionados

Participe

Ni un guión de telenovela encerraría tanto drama como la historia de vida de Bertilda Berrío Blanco.

La mujer, de 33 años, ha tenido que afrontar una lucha incansable por sacar adelante a sus 5 hijos, tres de ellos con parálisis cerebral.

No se sabe si por causas genéticas u otro factor indeterminado, lo cierto es que Sebastián, de 7 años, y los gemelos Isaac y Osmel, de 10, padecen este trastorno.

Ha sido una batalla diaria, con sacrificios, limitaciones y renuncias para mantener a sus hijos con los que reside en el sector 19 de febrero del barrio El Pozón. Y especialmente una contienda solitaria y a destiempo, casi una carrera contra la muerte.

“El padre de los 3 niños (hombres) me abandonó cuando tenía 8 meses de embarazo de mi hijo Sebastián”, relata Bertilda.

De sus otras dos parejas, con quien tuvo a dos niñas dice no saber nada.

Aunque asegura que siempre le ha gustado trabajar, el cuidado de los niños le demanda mucho tiempo y esfuerzo por lo que sólo logra salir de su casa a trabajar haciendo aseo en una casa de familia durante 1 o 2 días a la semana.

“Lo hago cuando mi hija mayor está libre y puede ayudarme a cuidar a los niños. Casi siempre los domingos”, agrega.

Embarazo precoz

Su hija mayor vive una historia similar.

Con tan sólo 15 años, ya tiene 5 meses de embarazo y desde hace varios asume responsabilidades propias de adultos como el cuidado de sus hermanitos.

La adolescente fue acogida por la Fundación Juan Felipe Gómez Escobar (que ayuda con capacitaciones, talleres y cuidados a madres tempranas y niños de bajos recursos).

Por eso asiste durante la semana a este centro en donde empezó a formarse en bisutería.

Necesidades

“Cuando tuve a Sebastian empecé a cuidarme para no quedar nuevamente en embarazo y adelanté los trámites para desconectarme… pero salí embarazada. Por mi situación, mi hermana me propuso quedarse con la última niña que tuve, me tocó desprenderme de ella. Hace 2 años y medio que no la veo porque está en Palo Alto, Sucre”.

De esta manera relata Bertilda la concepción de la menor de sus hijos, una niña que actualmente tiene 6 años y de la que a pesar de todo le dolió entregarla al cuidado de su hermana.

De los padres de la entrevistada se supo que murieron cuando ella tenía 6 años. “Primero murió mi papá y a los 3 meses murió mi mamá de un derrame cerebral”.

Apoyo social

Muchas son las necesidades de esta familia que habita arrendada en una pequeña vivienda de no más de 4 x 4 metros en el barrio El Pozón.

Sin embargo, al instar a Bertilda a que priorice esas necesidades no vacila en afirmar: “lo que más me da tristeza es no haber podido brindarle a mis hijos todo la atención, cuidados y cosas que requieren”.

El tratamiento, nuevas sillas de ruedas adaptadas pues las que tienen hace al menos 8 años están desgastadas, una estufa, una licuadora y una nevera, son algunas de las cosas que más le urgen a esta familia.

Intentando continuar el tratamiento de sus pequeños precisamente, fue que Bertilda perdió la nevera hace 7 años: “la empeñé pero no pude recuperarla”, lamentó la mujer.

Bertilda sigue relatando y las situaciones difíciles en su vida parecieran de nunca acabar, todo esto y más hacen a esta desesperada madre contar hoy su historia, “por eso pido ayuda a esas personas de buen corazón”, concluye.

Quienes deseen colaborarle de algún modo a esta madre pueden comunicarse a los celulares: 3004331850 – 3135605543 – 3114131757.