Menu
Una alumna del Buen Pastor con discapacidad auditiva abandona sus clases por problemas de «ansiedad» al contar sólo con intérprete 8 horas a la semana

Una alumna del Buen Pastor con discapacidad auditiva abandona sus clases por problemas de «ansiedad» al contar sólo con intérprete 8 horas a la semana

By In Sin categoría On 5 marzo, 2015


La niña de nueve años de edad con discapacidad auditiva que cursa estudios en el colegio Buen Pastor ha abandonado temporalmente las clases, según ha informado a Europa Press la madre de la menor, según la cual la niña sufre un «problema de ansiedad» desde que no cuenta con la intérprete de signos que la atendía desde los tres años de edad. 


La menor estaba sujeta a la falta de acuerdo entre la dirección de este centro concertado de Sevilla, la Administración educativa de la Junta de Andalucía al ser la entidad que concierta su plaza y los progenitores, en cuanto a la financiación del intérprete de signos encargado de contrarrestar su discapacidad auditiva. 

Ya a finales de 2014, la incapacidad de la familia de la menor para seguir costeando a la intérprete de signos que asistía a la niña desde los tres años de edad habría llevado a la familia a reclamar ayuda a la Delegación Territorial de la Consejería de Educación, que le habría trasladado que todos los centros públicos y concertados cuentan con una partida para personal complementario, incluyendo este aspecto el intérprete de signos en supuestos de discapacidad auditiva. 

A partir de ahí, la dirección de este centro concertado habría alegado que con esa partida contrata especialistas de apoyo a los alumnos que así lo necesiten y que no mediaría un acuerdo con la familia acerca de cómo dotar de asistencia concreta a la menor. El conflicto, de cualquier modo, ha sido elevado a los tribunales. 

Según la madre, la dirección del centro habría impedido que la intérprete de signos que asistía a la niña desde los tres años de edad continuase prestándole atención y, en paralelo, habría incorporado para ella a otra intérprete de signos pero sólo con un régimen de «ocho horas a la semana». El resto de horas, según la madre, la menor estaba asistida por la pedagoga terapéutica del centro, que según expone carece de suficientes conocimientos en el lenguaje de signos. 

«El vacío educativo es tremendo. La niña está muy frustrada, sus resultados han bajado pese a que era una niña notable y estaba llorando y sufriendo», ha manifestado la madre, según la cual un pediatra aconsejó a su familia que la niña dejase de asistir a clase a cuenta de sus problemas de «ansiedad».

«El centro de ha cerrado en banda y no es que lo haya hecho mal, sino peor», dice la madre, quien además dice no entender «cómo la Junta no ha logrado una solución desde noviembre». «La Junta tendrá actuar», ha manifestado asegurando que la niña no volverá a las clases hasta que las partes hayan alcanzado «una solución». 

El colegio Buen Pastor, de su lado, ha confirmado a Europa Press que la familia de la menor ha comunicado su decisión de apartarla de las clases «por un tiempo determinado» como consecuencia de un «problema de ansiedad», aspecto trasladado a la Administración educativa.

Leave a comment