Menu
LO QUE REALMENTE QUIEREN DECIR LOS PADRE DE NIÑOS CON NECESIDADES ESPECIALES CUANDO DICEN «ESTOY BIEN»

LO QUE REALMENTE QUIEREN DECIR LOS PADRE DE NIÑOS CON NECESIDADES ESPECIALES CUANDO DICEN «ESTOY BIEN»

By In Sin categoría On 12 marzo, 2015



«Estoy bien.»

Estas palabras son dichas por la mayoría de los padres de personas con necesidades especiales.

Lo que realmente queremos decir es que estamos cansados, a veces rotos, a veces tristes, a veces con dolor o adormecimiento. O podríamos estar emocionados, sorprendidos, cautelosamente optimistas. Pero nosotros decimos bien porque gran parte de las veces es lo más seguro que decir.

Algunos días con Kreed son increíbles y maravillosos y escuchar su voz, es la alegría más grande de nuestra vida. Otros días mis músculos duelen de sus rabietas y soy insensible a mis sentimientos. Pero en el fondo estoy tan increíblemente triste por el sufrimiento que debe sentir.

Como dije – Estoy bien.

Algunos días me gustaría que alguien finalmente me mirara y dijera: «Realmente no estás bien.» A veces me pregunto, «¿Por qué? ¿Por qué decimos que estamos bien? «Creo que es porque la alternativa es demasiado grande, las emociones son demasiado crudas y poderosas, y nos sentimos como si nos ahogaran en esas emociones .

No todo el mundo habla de este lado malo de la discapacidad, cuando te has pasado días y noches en vela durante semanas o meses y meses y ya no puedes siquiera decir la diferencia entre el día y la noche, o incluso si se trata de un día entre semana o un fin de semana. Cuando te acuestas al lado de tu hijo por la noche escuchándole respirar y estás agradecida por cada respiración que hace porque temes cuando puede dejar de respirar. O cuando miras a tu hijo golpea su cabeza en el suelo, porque duele tanto. O cuando estás sosteniendo a tu hijo y las lágrimas caen por tu rostro, harías cualquier cosa en el mundo para aliviar su sufrimiento.

Pero estoy bien.

Tengo que estar bien. Cuando la gente me pregunta cómo lo hago, la respuesta es simple. Porque sí, porque ¿qué otra opción tengo? Es mi hijo, él es mi corazón, él es mi alma. Así que busco respuestas, investigo, me pongo en contacto con los médicos y nunca me detengo hasta que se como hacerle que se sienta mejor.

Cuando está sufriendo sus emociones son crudas, sus sentimientos son los más reales que he visto en mi vida y su voz suena a verdad Tengo que estar allí para él. Tengo que ayudarlo. Tengo que estar bien para él. Si me vengo abajo, significa que no podré ayudarle y no puedo hacerle eso a él.

Así que estoy bien.

Hacemos lo que podemos, cuando podemos, por nosotros mismos, cinco minutos aquí, cinco minutos allí. Nos regocijamos de esos momentos de tranquilidad y ahorramos nuestra fuerza para las tormentas que sabemos que vendrán.

Lo que pasa con las tormentas, aunque – vienen, nos fuerte soplan alrededor y nos golpean contra las paredes, luego viene la calma. Podemos respirar, nos tomamos el tiempo, nos curamos. Nos fortalecemos para la próxima tormenta.

Puede que tu experiencia no sea como la mía, pero te puedo decir sin lugar a dudas, que todos los padres de niños con necesidades especiales han capeado tormentas y han vivido para contarlo.

Detrás de cada «estoy bien» hay una historia distinta, un pasado, un corazón fuerte y un alma que ha visto más y experimentado más que la mayoría de la gente harán nunca.

Debido a que estamos «bien».

Traducido por ASPAU.


Leave a comment