Menu
Tras años de espera consigue que su hija autista entre en un centro de día pero a cambio le quitan la ayuda de 300 euros

Tras años de espera consigue que su hija autista entre en un centro de día pero a cambio le quitan la ayuda de 300 euros

By In Sin categoría On 4 abril, 2015


Lourdes necesita las 24 horas del día para cuidar a su hija de 25 años que padece autismo. Aunque acude a un centro de día, recibía 300 euros de prestación y se los han quitado. En nuestro país hay 350.000 personas autistas, 50.000 son niños. Las familias denuncian que los recortes los han dejado desamparados.

Tras años de espera consigue que su hija autista entre en un centro de día pero a cambio le quitan la ayuda de de 300 eurosver el video

Video: laSexta.com

laSexta.com  |  Madrid  | Actualizado el 03/04/2015 a las 15:37 horas
Lourdes siempre es la sombra de su hija porque María tiene autismo. Es una gran dependiente, pero al llegar a la edad adulta, se acaba la formación. «Tienes que seguir pagando la mensualidad de un centro privado o tenerla en casa», cuenta. Y en casa, en 3 meses sin formación, se pierden 15 años de trabajo.
Tras años en lista de espera, ha conseguido una ayuda para ocupar una plaza en un centro de día. Pero a cambio le han retirado la ayuda de cuidadora. «No son cuatro horas, o cinco o seis, sino que cuando se va al centro, sino que después del centro se tiene vida, y es too la familia», explica. Y no hay dinero para más.
Irene también tiene autismo. Sdu padre preside una asociación de afectados, y así habla de la enfermedad: «Las personas tienen ciertas habilidades que la sociedad tiene que aprender a aprovechar». Los recortes y retrasos en el pago de las ayudas, les pusieron contra las cuerdas. «Necesitamos tener financiación con bancos, con cajas y con préstamos», explica Pedro Ugarte.
Marc también tiene autismo. La preocupación de su madre es la misma que nos han contado el resto de padres: «El día que los padres falten, ¿que será de nuestros hijos?» Y él tiene suerte porque está en un centro donde convive y aprende, pero es muy difícil entrar. Las asociaciones piden ayuda y recuerdan que las personas con trastorno autista no viven en su mundo, viven en el nuestro.

Leave a comment