Menu

By In Sin categoría On 27 febrero, 2016


JUAN KUJAWA HAIMOVICI |  EL UNIVERSAL
viernes 26 de febrero de 2016  12:00 AM
Las personas con alguna discapacidad; nos referiremos en este artículo a las personas ciegas; forman parte de la sociedad venezolana, y sus derechos  también  están consagrados en la Constitución  de 2009  y en la Ley para las Personas con Discapacidad de 2007.

Su inclusión educativa, social y laboral se cumple parcialmente.  Hay servicios educativos y de rehabilitación,  estudiantes ciegos con discapacidad visual  incorporados en las universidades y trabajando y otros en la mendicidad y buhonería.  No hay estadísticas confiables al respecto para determinar cuan acertadas son las políticas públicas que el Estado venezolano establece y aplica al respecto, pero son copartícipes del desarrollo del país.

Las personas con discapacidad visual, utilizan el sistema Braille como medio de aprendizaje. La Imprenta Braille que depende del Ministerio de Educación no produce textos del currículo escolar en este sistema de lecto-escritura. Acceden a la información a través de los medios de comunicación radioeléctricos.

No existen campañas de concientización para ningún tipo de discapacidad en los medios de comunicación, y menos promovidos por el Conapdis.

Conozca  a continuación una serie de «pautas» de cómo interactuar con una persona ciega o  con discapacidad visual,  en la calle, en un automercado, en una farmacia, o en un servicio público, etc.  Las personas ciegas o con algún tipo  de discapacidad visual, son personas como usted y yo. Varía su condición al igual que cualquier otra que tengamos nosotros.

Tomado de: http://es.wikihow.com/ayudar-a-una-persona-ciega

Cuando entre a una habitación donde esté una persona ciega, inmediatamente diga  algo que la alerte de su presencia. Estar callado hasta que estés a su lado, no es cómodo para nadie. Dígale su nombre para que sepa quién eres. Si la persona te ofrece su mano al saludarle, acéptelo.

Si encuentra una persona con discapacidad visual que desea cruzar una calle, o en cualquier otra circunstancia, pregúntele primero si desea o requiere ayuda. Recuerde que los semáforos en Venezuela no son sonoros. No le indican cuando puede cruzar o no. Y los conductores de vehículos no son propensos a cederles el paso.

Si acepta su ayuda, diríjale su codo hacia su mano para que lo tome con la suya. Camine delante de él, un paso más,  a rito normal.

La persona con discapacidad visual utiliza un bastón, que lo considera vital para su desplazamiento. Quizá al aceptar su ayuda, este prefiera plegarlo, para su mayor comodidad. Luego, lo volverá a desplegar para continuar su marcha. Es de color banco en toda su extensión. Si es una persona sordo-ciega, tiene dos franjas rojas a lo largo del mismo, para que lo reconozca. Usualmente están acompañados de otra persona.

Si este requiere orientación, una dirección, etc., hágalo con información concreta. No utilice señas o información que no sea precisa. Si puede y dispone de tiempo, acompáñelo si lo acepta.

No deje de usar términos como nos vemos, que bueno verte, o vamos a ver que hacemos. Es común en una conversación.

Si está en una parada de transporte público, indique la llegada del mismo. Incluso la ruta y dirección si no la conociera. Si usted se retira hágaselo saber.

Si está en un automercado, farmacia u similar,  ofrézcale apoyo para la compra de algunos productos. Los mismos aún no ofrecen servicio de compras asistidas a estas personas, ni por convicción ni por obligación. Los bancos sí los apoyan.

Ayúdelo a abordar vehículos de manera que no se golpeen la cabeza, colocando su mano en el borde de la puerta.

Adviértale sobre los desniveles en el piso y la presencia de las escaleras, independientemente que el uso del bastón pueda hacerlo por él. Una advertencia a tiempo es importante. No le grite al hacerlo, salvo que exista un riesgo eminente, como lo haría con cualquier otra persona.

Cuando se acerquen a una puerta, explícale hacia qué lugar gira la puerta.  Ábrale la puerta y pase usted primero

En las escaleras, ubíquele su mano en el pasamano, subirá o bajará solo.

Si está en una panadería, un restaurante, ofrézcale apoyo leyéndole el menú, o indicándole los precios. Recuerde que la atención al cliente en el país es muy deficiente y no existe cultura al respecto, como consecuencia de la falta de información o concientización.

Si están comiendo, indíquele la posición de los cubiertos, platos y como están distribuidos los alimentos en el mismo, siguiendo el orden de los números del reloj.

Al ayudarlo a sentarse, indíquele si el asiento está al frente, atrás o a un lado de él y la distancia si le es posible. Coloque su mano en el respaldo del asiento.

Cuando lo oriente en  su desplazamiento, descríbale los objetos más significativos para que no tropiece con ellos, siguiendo un orden de derecha a izquierda.

No acaricie a un perro guía, ni lo distraiga. No es conveniente para su entrenamiento.

Leave a comment