Sus flores florecieron tanto como el amor que le tiene a su mujer y el motivo de demostración cautivó a miles por el mundo. 7 mil personas se reunieron para ver lo que hizo.

No se trata de un espacio creado por el gobierno de la ciudad, sino del jardín del domicilio particular de este esposo. Tokiyuki Kurok y su esposa Yuko son dos granjeros de la ciudad de Shintomi-cho, en la Prefectura de Miyazaki, Japón.

Ella, debido a la diabetes, quedó completamente ciega, por lo que cayó sumida en una terrible depresión que le hizo perder las esperanzas de todo. Pero su esposo le iba a demostrar que aunque no pueda ver, todavía había mucho por lo que podía seguir sonriendo.

Como podrás ver en el video de 朝日新聞社, el hombre plantó miles de flores y el resultado fue realmente impresionante.

Según ABC News Kukori empezó a plantar semillas de ‘shibazakura’, una especie de planta que expira un olor aromático.

“Dejé la ganadería lechera y me concentré en la jardinería”, relató. “Cortar 300 cedros y desenterrar las raíces, puse en nivel la montaña y la dispuse en una suave pendiente, planté y planté plántulas”.

En su historia comenta que trató de abarcar unos 2.000 metros cuadrados y todo esto sin tomar un descanso. Esta fue una tarea que le llevó años, donde poco a poco, año a año iba sumando un poco más a su plantación.

Su propiedad de convirtió en una verdadera atracción turística y en total unas 7.000 personas fueron a visitarla para ver su hermosa demostración de amor.

“Estoy feliz de escuchar la voz de muchas personas”,le dijo Yuko a su esposo.