Menu
Cortan la luz continuamente a un enfermo de ELA

Cortan la luz continuamente a un enfermo de ELA

By In Sin categoría On 25 mayo, 2019


Carlos Matallanas, de 33 años, denuncia la falta de empatía con los usuarios más vulnerables y la negligencia constante por parte de Endesa

Un claro ejemplo de falta de empatía por parte de Endesa se ha podido ver en El Puerto de Santa María. Allí vive Carlos Matallanas quien ha denunciado la «negligencia constante» de la eléctrica con los usuarios más vulnerables. Su vida es un ejemplo de superación y lucha, sobre todo desde que en 2014 fue diagnosticado de ELA. Matallanas, de 38 años de edad, es ex futbolista, periodista y escritor, labores que desempeña con un ordenador que maneja con sus pupilas.

El hombre, enfermo de máxima gravedad, depende de un respirador para estar vivo. El problema ha llegado cuando Carlos ha estado más de 3 horas sin luz en casa, cuando «cada corte de luz es un sinvivir».

Desde elMIRA.es nos hemos puesto en contacto con Carlos por mensajes de texto debido a no poderse realizar la comunicación mediante llamada telefónica: «No tengo habla. Sufro ELA en estado avanzado. Para que te hagas una idea, mi estado es el que tenía Stephen Hawking. Me comunico con un ordenador que manejo con los ojos».

silla de ruedas karma

Recientemente, como asegura, ha tenido que renovar la solicitud que le exigía Endesa para declarar su vivienda como protegida, de «suministro eléctrico no cortable, esencial por tratamiento médico». Un papeleo que define como «farragoso y que absurdamente caduca cada año, cuando mi estado, en el mejor de los casos, es crónico».

«Aparte de las dificultades que ponéis para aprobarla, luego queda comprobado que no vale para nada. Porque cada tres o cuatro meses vivo un episodio como el que estoy viviendo ahora», asegura Carlos. En su vivienda sufre cortes por avería o reparación programada que jamás son avisados, «siquiera a nuestro teléfono».

En cada corte de luz, Carlos Matallanas se juega la vida. «Me sobresalta el corte, puede que en pleno sueño como hoy, y ya nos invade la incertidumbre de saber cuantas horas estaré sin luz y si las baterías serán suficientes para, simplemente, seguir vivo». Algo que Endesa no arregla, puesto que nos afirma que tienen que ser ellos mimos quienes se encarguen de llamar al teléfono de atención al cliente.

«Nos responden operadores que parecen estar localizados fuera del país, transmitiendo una frialdad, falta de tacto y desconocimiento que aumentan nuestra incertidumbre y nuestro enfado. Al rato logramos hablar con alguien que nos dice aproximadamente la incidencia que nos afecta», comenta en su perfil de Twitter.

Aún así, no sabe cuanto tiempo durará el corte de luz. Le ofrecen cifras aleatorias, dos horas, tres, una y media… que a veces se cumplen y a veces no. En estos casos, él se identifica como vivienda protegida, aunque no sirve de nada.

«Así que aquí estoy, con mi supervivencia pendiendo de unos operarios que no sé qué hacen, dónde están o si saben siquiera lo que supone el corte que han hecho. Sólo queda esperar que mis baterías aguanten y vuelva la luz lo antes posible. Por supuesto, sin una mísera disculpa», prosigue Matallanas, quien asegura que esto le suele ocurrir cada pocos meses.

Carlos afirma que ni siquiera le hacen un descuento en la factura, a pesar de toda la maquinaria que utiliza, muy superior a la del usuario normal. «Espero que algún gobierno se decida alguna vez a meterles mano», habla cuando hace referencia al sector eléctrico.

Además, propone algunas iniciativas para llevar a cabo. Entre ellas, «que usuarios en mi situación tengamos un generador alternativo para estos casos». Que sean a coste cero y suministrado por la compañía que comercia con un bien esencial como es la electricidad.

Otro de las proposiciones, es la creación de un departamento dedicado exclusivamente a avisar de estas incidencias y dar un «trato personalizado y tranquilizador a usuarios como nosotros, comprobando que el generador alternativo funciona correctamente y que todo va bien mientras dura la incidencia».

Todo esto, tal y como él recoge en su cuenta de Twitter, no cree que suponga mucha inversión, «solo unos euros menos en los millonarios dividendos que se reparten entre los directivos, tras especular con la vida cotidiana de los ciudadanos».

Esta historia fue contada por Carlos mientras seguía sin luz en casa, angustiado por la situación y siendo muy respetuoso y educado, aunque «evidentemente me estoy acordando de la madre de muchos de vosotros. Prometo seguir dándoos guerra desde mi condición de ciudadano, periodista y enfermo de ELA».

Endesa le responde

Ante la cantidad de retweet que tuvo, casi supera los 3K, la eléctrica se puso en contacto con Carlos. «Buenos días Carlos, envíanos un MD con tus datos para que podamos revisar tu caso y realizar las acciones oportunas. Ante todo, pedirte disculpas por las molestias ocasionadas. ¡Te seguimos! Muchas gracias. ¡Te seguimos!».

A lo que Carlos respondió: «No pienso mandar un MD para aclarar nada, busquen mis datos de usuario protegido y así sabrán mi situación. Vivo en El Puerto de Santa María. Si tienen ánimo de solucionar su proceder, solo tienen que llamar a nuestro teléfono. Por cierto, ya volvió la luz tras 3 h y 20 min».


Leave a comment