Menu
Las emociones en los niños con parálisis cerebral

Las emociones en los niños con parálisis cerebral

By In Sin categoría On 11 octubre, 2019


La tesis doctoral de Saliha Belmonte investiga el conocimiento emocional y el procesamiento cerebral de estímulos afectivos en niños aquejados de parálisis cerebral.

Jueves, 10 octubre 2019

La parálisis cerebral se caracteriza por un trastorno del movimiento que se produce, fundamentalmente, durante la fase prenatal del desarrollo fetal y que lleva asociada una importante discapacidad física. Aunque las técnicas clínicas están permitiendo un avance importante en la adaptación del niño a su medio y su rehabilitación para minimizar el daño físico, la prevalencia de la parálisis cerebral se mantiene desde hace unos años en alrededor del dos por mil, afectando en España a más de 100.000 personas.

Además, aunque la integración e inclusión de estas personas en la vida educativa y, posteriormente, laboral se produce de forma adecuada, existen datos previos que apuntan a una prevalencia muy alta de alteraciones comportamentales y psicopatológicas en estas personas debido a su discapacidad. Sin embargo, la mayor parte de estos datos sobre la afectividad y el procesamiento emocional en parálisis cerebral proceden de cuestionarios e informes que son completados por padres y cuidadores.

En este sentido, el objetivo fundamental de la tesis doctoral de Saliha Belmonte, defendida en la Universidad de las Islas Baleares, fue examinar el conocimiento emocional (comprensión que tienen los niños sobre cuatro emociones básicas: tristeza, alegría, miedo e ira) y el procesamiento cerebral de la información afectiva (imágenes agradables, desagradables y neutras) que presentan los niños con parálisis cerebral entre 8 y 14 años mediante procedimientos experimentales estandarizados.

La tesis partió de la hipótesis de que los niños con parálisis cerebral presentarían alteraciones asociadas en cuanto al conocimiento emocional y que este déficit provocaría serias dificultades para entender las emociones ajenas, para percibir e interpretar las emociones según el contexto y tener una respuesta emocional adecuada. Además, se barajó la hipótesis de que debido a las afectaciones que padecen, su procesamiento cerebral de la información afectiva sería significativamente diferente al de los niños sanos.

Los resultados de esta tesis revelaron, en primer lugar, que los niños con parálisis cerebral son capaces de identificar las expresiones faciales de las emociones básicas. Además, los niños con parálisis cerebral presentan un conocimiento emocional algo más reducido que los niños sanos. La investigación también señaló que un menor grado de conocimiento emocional se relaciona con alteraciones de conducta y un déficit de estrategias que permitan la regulación emocional ante diferentes situaciones. En cuarto lugar, se concluye que la actividad cerebral desencadenada por las imágenes afectivas es más reducida en los niños con parálisis cerebral que en los niños sanos. Finalmente, se señala que esta alteración de la actividad cerebral en niños con parálisis cerebral es particularmente reducida en las etapas iniciales y no durante las etapas posteriores del procesamiento cerebral.

Estos hallazgos ponen de relieve que las emociones juegan un papel relevante en los niños con parálisis cerebral y, por tanto, es necesario que se apliquen programas de desarrollo emocional en niños con este tipo de discapacidad para completar su adaptación e integración en la vida familiar, escolar y laboral de estas personas.

Este trabajo ha recibido el Premio de la Fundación de Investigación Sanitaria de las Islas Baleares (IdisBa, 2018), así como la mención a la mejor comunicación presentada en el I Congreso Internacional de Psicología de la Salud organizado por la Universidad Internacional de Valencia (2019).


Leave a comment