Menu
Carta de despido en tiempos de coronavirus: «No es posible que usted cobre ahora la indemnización»

Carta de despido en tiempos de coronavirus: «No es posible que usted cobre ahora la indemnización»

By In Sin categoría On 18 mayo, 2020


El Ayuntamiento de Alcalá de Henares comunica uno a uno a los 35 trabajadores de un Centro Especial de Empleo el primer ERE a personas con discapacidad durante el estado de alarma

16 mayo 2020

Lamentamos comunicarle que debido a la situación económica de la empresa y a la inexistencia de tesorería en la misma, no es posible poner a su disposición la indemnización indicada con la simultaneidad a la comunicación de su cese».

Es el final de una carta de despido. La que han recibido este sábado los 35 trabajadores, 27 de los cuales tienen alguna discapacidad física, psíquica o sensorial, del Centro Especial de Empleo (CEE) de la Fundación Número 1 de Alcalá de Henares (Madrid).

La carta que certifica el primer despido colectivo de personas con discapacidad durante el estado de alarma.

La decisión de la Fundación, un ente formado por empresarios privados y el Ayuntamiento de Alcalá, estaba tomada desde el 7 de abril, cuando los patronos y los concejales del PSOE Ciudadanos aprobaron -con la oposición del PP IU y la abstención de Vox– un concurso de acreedores con liquidación, un ERE para la plantilla y el cierre del CEE.

Desde aquel día, la empresa y los trabajadores negociaron las condiciones de este despido absoluto. Pero tras cinco reuniones celebradas el 27 y 29 de abril y el 4, el 7 y el 8 de mayo, el acuerdo entre la oferta de la patronal y las peticiones de la plantilla ha sido imposible.

Resultado: 35 personas al paro con una indemnización de 20 días por año trabajado.

La historia del despido la contó EL MUNDO el 27 de abril. Este sábado se ha culminado la ruptura de las negociaciones con una carta en mano a cada trabajador que explica las razones del Patronato y el Ayuntamiento para clausurar un centro que echó a andar en 2011.

Según la empresa, la situación económica es «crítica» y se resume en pérdidas repetidas y en falta de liquidez. «La actividad mercantil no cubre los gastos de funcionamiento y sólo se han podido atender pagos en los últimos cuatro años gracias a las subvenciones. La importante caída de negocio en 2019 (que la empresa cifra en más de 60.000 euros) ha generado pérdidas en este ejercicio y derivado en escasa liquidez provocando una situación de insolvencia«.

Los responsables del despido lo justifican en la negativa de los acreedores a aceptar un plan de viabilidad, en especial Bankia, que ha bloqueado las cuentas de la Fundación y se haría con cualquier posible ingreso con objeto de satisfacer la deuda hipotecaria contraída por la empresa en su día para comprar el edificio donde está el CEE.

Por último, los patronos detallan una larga trayectoria de pérdidas y sentencian: «La situación no es repentina, aunque ahora ya es insostenible. Las pérdidas y falta de liquidez obligan al cese de actividad del Centro y la extinción de los contratos de trabajo».

En la negociación, la Fundación ofreció 28 días por año trabajado (8 más del mínimo legal), un convenio con la Seguridad Social para los mayores de 55 años y un curso de formación en jardinería.

Al otro lado estaban los trabajadores. No cobran nada desde febrero. Y han mantenido hasta el último momento una contraoferta: un plan de viabilidad a través de un ERTE con una reestructuración de la plantilla, la contratación de un director comercial y la recuperación de la clientela perdida por lo que consideran una «mala gestión». Pero tras la negativa de la empresa tuvieron que sentarse a negociar las condiciones de la indemnización.

«Nos ofrecieron 28 días pero no garantizaron cuándo ni cómo cobraríamos esa indemnización. Decían que cuando se vendiera el edificio habría dinero para ello. No saben si lo van a vender o a subastar, ni cuándo. Ante tal indefinición, pedimos un aval. Pero ni ningún patrono, ni el Ayuntamiento, presentaron garantía de aval, ni fecha de pago. Así que decidimos no firmar». Es Dolores Zayas, jefa de almacén y presente en el CEE desde el primer día.

Luis Suárez Machota, el abogado laboralista que representa a los trabajadores, apuntala el asunto y da una noticia: «La empresa no ha precisado fechas ni garantía alguna de pago para el cobro de las indemnizaciones, ni ha concretado el convenio con la Seguridad Social. En estas circunstancias de indefinición, sería un milagro cobrar antes de un año. Esto, en realidad, es mandarlos al FOGASA y no pagar. Así que vamos a impugnarlo y a presentar una demanda colectiva en los juzgados«.

Fuentes del Ayuntamiento lamentan la negativa del sindicato CGT y del abogado Suárez Machota a aceptar la oferta inicial de la empresa. «Si hubieran aceptado, el administrador concursal tendría que someterse a ese acuerdo y pagaría 28 días por año trabajado. Ahora, el administrador tendrá que atenerse a los 20 días o incluso puede ir al Fondo de Garantía Salarial». Y desde el Consistorio que comanda el socialista Javier Rodríguez se insiste en que el Ayuntamiento tiene un «compromiso» para encontrar empleo a esas personas con discapacidad a través de los contactos con otras fundaciones y empresarios privados.

El CEE era un espacio dedicado al empaquetamiento de productos farmacéuticos y de perfumería. Muchas personas con discapacidad intelectual encontraron allí durante años un ámbito para desarrollarse socialmente y crecer laboralmente, el mandato prioritario a que se comprometió la Fundación al crear ese Centro Especial de Empleo.

Dolores Zayas: «He visto a muchos chicos y chicas salir de su burbuja gracias al Centro. Algunos viven con sus padres, pero otros pudieron llegar a independizarse. Ninguno de nosotros cobra desde febrero y no sabremos cuándo cobraremos la indemnización. Imagínate la situación en que quedan personas que cobraban el salario mínimo y que tenían aquí una vida social que les hacía relacionarse. Volverán al aislamiento».


Leave a comment