Menu
«Ha sido un palo para Jorge, no hay vida social fuera del centro de día»

«Ha sido un palo para Jorge, no hay vida social fuera del centro de día»

By In Sin categoría On 4 junio, 2020


Jorge Santiago, con parálisis cerebral, y su padre, reclaman la vuelta de un servicio vital para la vida de las personas dependientes

03/06/2020

El confinamiento ha sido complicado para todos, pero hay personas a las que se le arrebató la rutina que les permitía sentirse vivas e implicadas dentro de una sociedad que no siempre les acoge con los brazos abiertos.

Jorge Santiago Espiñeira tiene 29 años y parálisis cerebral. Ha superado grandes retos cognitivos y académicos, pero su autonomía motora personal es limitada. Su padre, Pepe, asume la demora en el regreso de los centros de día con una profunda pena. «Ya contábamos con volver. Ha sido un palo grande. Aspace trabajó mucho por la seguridad y Jorge echa de menos sus relaciones, su fisioterapia y sus actividades», relata.

«En casa hacemos lo que podemos, pero no es lo mismo. El confinamiento ya fue complicado para todos, pero las relaciones sociales de personas como Jorge se encuentran en los centros de día. No hay vida social ajena a ellos, porque ahí se encuentran sus amigos». «Ya es complicada la vida normal con todas las limitaciones funcionales, físicas y sensoriales, para cuanto más la vida social», añade. «Económicamente también es gravosa la demora. Y hay casos peores, en los que los familiares no pueden conciliar», matiza. «Claro que me fío si abren ya. Es un riesgo que asumimos, pero como existe ahora en casi todos los ámbitos de la sociedad», concluye.

Las asociaciones: «Las familias están desesperadas… es muy complicado»

Las asociaciones que tutelan los cuidados a las personas dependientes de todas las edades han mostrado su cautela a la hora de precipitar un regreso de los centros de día, pero entienden que se habían tomado las medidas necesarias para el regreso a la actividad y advierten sobre la falta de tratamientos terapéuticos durante un período prolongado.

En esta línea se pronuncia Sonia Ruiz Vargas, directora gerente de Aspace (que ayuda a personas con parálisis cerebral): «Que nos dejen abrir los centros de día, o nos habiliten un protocolo de tratamiento ambulatorio o a domicilio. Los usuarios necesitan una atención muy especializada y presencial, por el deterioro a la salud y cansancio emocional que está suponiendo esta situación». «Las familias están desesperadas. Hacen lo que pueden en casa, pero es muy complicado».

Desde Aspanaes (para personas con trastorno de espectro autista), su presidenta María José Álvarez asegura: «Junto a la Administración, estamos buscando alternativas y dar una opción a las familias. Sin intervención continua pierden los hábitos adquiridos. La pandemia no ha terminado. Hay que ser prudentes. El respaldo del centro de día y sus terapias permite calidad de vida».

Jorge Reigosa, presidente de Aspnais (para personas con discapacidad intelectual), añade: «El tiempo que pasa va en detrimento de los usuarios, pero las normas se dictan bajo criterios sanitarios. Estamos deseando abrir, pero cuando las circunstancias lo permitan».


Leave a comment